EDITORIALSUPER_DESTACADA

La retroalimentación musical: entre lo nuevo y lo no tan nuevo

Por Franco Lattanzio

En el último año con el gran crecimiento del Trap y la aparición de nuevos grandes artistas, muchos fanáticos de bandas consagradas o de artistas pertenecientes al mundo del Rock particularmente, se expresan libremente por la vida o redes sociales criticando las obras de estos talentosos artistas que, además de encabezar prestigiosos rankings musicales, tienen muchos fanáticos y seguidores por todo el mundo. Sin embargo, el problema no es la crítica en sí, sino que en muchos casos quienes opinan sobre un artista lo hacen basándose simplemente en el género al cual pertenecen.

Un claro ejemplo de esto surge recientemente cuando la banda uruguaya No Te Va Gustar, anunció que lanzaría una canción con Nicki Nicole y dicha noticia generó el enojo de varios fans, incluso mucho antes de escuchar el tema a estrenar, ya que las principales críticas surgieron solo por el simple hecho de que se trataba de una artista de un género medianamente nuevo y distinto.

Sorprendentemente, tras el estreno de la canción, algunas de las personas que habían criticado la participación antes de escuchar la música aseguraron haberse sorprendido gratamente, aunque algunos otros siguieron manifestando su enojo y desacuerdo con dicha combinación. Sin embargo, y más allá del enriquecimiento musical que puede generar la mezcla de dos géneros, es importante entender el beneficio que dichas colaboraciones pueden traerle tanto a un artista como al otro.

En el caso de Nicki Nicole, participar de invitada en una canción de una banda ya consagrada como lo es No Te Va Gustar, le sirve para mostrarse ante personas que son más adeptas a otro género como el rock y de esta manera hacerse mas conocida, y por el lado de los uruguayos, siendo una banda con 26 años de trayectoria, también los beneficia incorporar a la joven artista que, lógicamente, por pertenecer a un género relativamente nuevo puede llegar a tener mayoritariamente un público más joven. 

Otro ejemplo puede ser lo que ocurrió con Wos, uno de los máximos referentes del Trap, que ha sabido ganarse el respeto de una gran cantidad de personas, y que ha realizado diferentes colaboraciones con artistas del mundo del Rock. Estas participaciones claramente le pueden haber sumado a su imagen y pueden haber influido favorablemente en la idea que el público más afín a otro estilo tenía sobre él.

Por otro lado, y siguiendo con la idea de la retroalimentación entre los artistas, hace unos años se había criticado a Wos por lanzar una canción que tenía una similitud con un tema de los Redonditos de Ricota, sin embargo, y pese a las críticas de varios fanáticos del ídolo ricotero, el mismo Indio Solari salió a defender al joven artista.

Y claramente, para los fanáticos del Indio su la palabra tiene un valor y un peso sumamente importante, entonces es altamente probable que "la banca" del ídolo hacia el joven emergente pueda llegar a generar un impacto positivo entre aquellos que por ahí, antes de esto, lo miraban con un poco de recelo.

Apenas estos solo dos ejemplos sirven para demostrar que la grieta en el arte no sirve para nada, sino que es una construcción que la sociedad ha generado por diferentes cuestiones que no tienen nada que ver con los artistas, sino que se centra explícitamente en la negación ante lo nuevo. Las actitudes de aquellos artistas consagrados y la generosidad para que los más jóvenes puedan mostrar libremente lo que hacen habla de una evolución en la mentalidad de varios de ellos, que permanecen en constante cambio para no quedar estancados ni volverse repetitivos.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DESTACADOS

VER MÁS ENEDITORIAL