GÉNERO

Se llevó a cabo el conversatorio "Hacia la construcción de una Memoria Colectiva"

Ayer por la tarde, la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Estela Díaz, participó del conversatorio “Hacia la construcción de una Memoria Colectiva” junto a familiares y sobrevivientes de femicidio, donde reflexionaron en torno a las experiencias de lucha, memoria y búsqueda de justicia.

Con la moderación de la subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género Flavia Delmas, el encuentro abordó tres ejes temáticos: acciones en la Justicia y estrategias judiciales; construcción de la memoria, el arte y la cultura; y las diferentes formas de visibilizar las situaciones y la importancia de los acompañamientos y el tejido de redes comunitarias para enfrentar situaciones y avanzar en la búsqueda de verdad y justicia.

Estuvieron presentes Marta, mamá de Johana Ramallo, Ana Laura González, amiga de Emma Córdoba, víctima de femicidio en el año 2017,  y sobreviviente del hecho; y Marta Montero y Guillermo Pérez, padres de Lucía Pérez.

Marta Ramallo recordó: “La primera frase que le dediqué a Joha fue ‘te busco y te nombro porque no quiero tu olvido’ cuando hacía muy poquito de su desaparición. Después hicimos murales y la primera imagen de la cara de Johana fue en el Encuentro de Mujeres en Trelew y después cada aniversario íbamos buscando paredes en blanco en nuestra ciudad. Hicimos también uno frente al poder judicial que a los segundos lo taparon porque les molestaba que Johana esté frente a sus narices. Cuando me devolvieron los restos de mi hija me devolvieron también sus sueños destrozados”.

 

Por su parte Ana Laura Gonzales contó que cada año al cumplirse un nuevo aniversario del femicidio de Emma Córdoba se realizaron marchas, juntada de firmas y eventos culturales. “En Ensenada hay un centro cultural en memoria de Emma, cumpliendo uno de sus sueños que es ayudar a los que más necesitan. También hicimos jornadas en la Facultad de Medicina donde ella estudiaba, poco tiempo después del femicidio se creó la Secretaría de Género y el laboratorio donde ella daba clases lleva su nombre y también el anfiteatro del buffet y un mural en la entrada, con su cara sonriente”.

Marta Montero y Guillermo Pérez mencionaron la reciente muestra “El cuarto de Lucía” y señalaron: “Nos matan a nuestra hija de la manera más cruel y tenemos que hacer cosas para poder visibilizar y tener a nuestra hija en la memoria. Hacemos cosas para poder lograr justicia y no es justo porque no debe ser así. Los delincuentes son ellos, no nosotros, y no nos tenemos que acostumbrar a eso, porque para nosotros no es un orgullo mostrar a nuestras hijas de esta manera. Ella no quería que su cara esté en una bandera, lo hacemos para que nos vean y se haga justicia”.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DESTACADOS

VER MÁS ENGÉNERO